Producción televisiva: una gran ocasión que no podemos perder

La televisión constituye un fenómeno político, social, cultural y económico en todas las comunidades españolas. Los canales nacionales han apostado por la ‘localización’ y explotan con más o menos acierto espacios locales con cortes publicitarios dedicados a esa región concreta, facilitando a los pequeños empresarios del lugar anunciarse en estas cadenas.

El fenómeno de la localización en la publicidad se produce también en el terreno de la información. Los espacios informativos, que son los que vertebran el carácter de una cadena de televisión, se orientan por una parte hacia la información internacional, dentro del proceso de globalización informativa de nuestro siglo y, por el otro, hacia una información más local, más inmediata, más pegada al territorio. Justo estos dos nichos de mercado, lo global y lo local, son los que han tenido un mayor desarrollo en la asignación de medios y recursos por las grandes cadenas en los últimos tiempos (con algunas excepciones).

La situación canaria hasta hace poco era peculiar. Una cadena nacional tenía una implantación local tan grande que superaba todas las expectativas tanto en audiencia como en ingresos publicitarios. Curiosamente, esto no sirvió para que otras empresas imitaran el modelo, sino todo lo contrario; con menos gastos entraron en un mercado publicitario hecho y muy bueno, sin aportar empleo ni gastos en personal para elaborar informaciones y productos locales. Esto ha tenido y tendrá una influencia muy negativa en la industria audiovisual canaria.

Por un lado no se crea producción propia ni se forma una base de puestos de trabajo (de alto valor añadido y especialización en un sector de industrias TIC) necesarios para la implantación de un fuerte sector audiovisual canario, con lo que actualmente estamos en desventaja en la producción de programas televisivos. Por otro lado, estas posibles producciones no tienen salidas ni internas (exceptuando cierta cuota de la TV Canaria) ni externas, puesto que a las emisiones de esas cadenas no les interesa económicamente la producción en Canarias para sus contenidos nacionales (costos extras de distancia, transportes, personal, etc).

El problema se agrava con una televisión publica estatal (TVE) sumida en una dura crisis estructural, con una deuda que supera el billón setecientos mil millones de las antiguas pesetas, con una déficit de explotación cercano a los 80.000 millones de pesetas, que no tiene rumbo ni imaginación para afrontar desde una producción propia los nuevos retos del publico canario. Es posible (y deseable) que esta situación sea transitoria. Que seamos capaces de entender de una vez que el sector audiovisual es una industria perfectamente adaptada a la región canaria, que necesita de inversiones en nuevas tecnologías, no contaminantes y de alto valor añadido. Y esperemos que, algún día, esta comprensión llegue a los poderes públicos para que articulen los mecanismos de fomento necesarios para ese desarrollo.

Es urgente educar empresarialmente al canario para que afronte este reto, y protegerlo ayudando a que las pequeñas empresas puedan explotar desde el talento hasta las maquinarias necesarias para la producción televisiva. No es tarde. Podemos hacerlo. Solo falta orientación, voluntad y tesón. El mercado espera; y no solo el mercado interior canario, sino la exportación a los mercados americanos, africanos y, por qué no, el peninsular. Los nuevos canales digitales (dentro de poco tendremos más de 30 canales en nuestras televisiones y en abierto) necesitarán llenar su programación; necesitan contenidos. Es el momento de aprovechar y prepararnos para la ocasión .El entorno nos ayuda y podemos, con organización y formación, afrontar un futuro prometedor en la producción televisiva.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad