En la pista de despegue

A finales del ejercicio 2003, cuando presentábamos los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para el siguiente año, barajamos desde el Gobierno una previsión de crecimiento de la economía regional que oscilara entre el 2,2 y 2,4%. El Instituto Nacional de Estadística ha confirmado que el crecimiento real se elevó finalmente al 2,8%, superando Canarias ligeramente la media nacional (2,7%). Este dato, junto a otros indicadores positivos de la evolución de nuestra economía en el último año, pone de manifiesto que, a diferencia de lo ocurrido en crisis anteriores, en esta ocasión la economía canaria ha resistido bien los efectos de una etapa desfavorable, caracterizada por la incertidumbre y el bajo crecimiento generalizado.

Ante ese contexto, desde la Consejería de Economía y Hacienda reaccionamos poniendo en marcha en abril del 2004 un plan de dinamización, con el objetivo de reactivar la economía canaria y transmitir al mercado señales de confianza. Un año después dichas medidas han dado sus primeros frutos, de tal forma que podemos mostrarnos moderadamente optimistas respecto al futuro, en el sentido de que las Islas comienzan a superar el estancamiento económico. El impulso a la inversión pública, con un incremento del 12%; la creación de 5.000 nuevas pymes; el crecimiento de la inversión privada en torno al 20%; y la cifra de casi 800.000 ocupados, por destacar algunos datos, son buena muestra del dinamismo que está recuperando nuestra economía.

Pese a ello, el Gobierno de Canarias es consciente de los importantes retos que quedan por alcanzar para que las Islas den el salto hacia una segunda modernidad. Digamos que nos encontramos ya en la pista de despegue, y en condiciones favorables para alcanzar la velocidad precisa que nos permita alzar el vuelo, pero también con serios obstáculos por superar. El turismo sigue siendo, por ejemplo, motivo de preocupación. Y no sólo porque hayamos dejado de ser un producto que se vendía solo y por el aumento de la competencia, sino porque el sector no termina de reaccionar con la suficiente agilidad para adaptarse a las nuevas exigencias del mercado, mejorando infraestructuras, la calidad del servicio, la atención al cliente… En definitiva, concibiendo el turismo no como una industria depredadora de territorio e identidad, sino como todo lo contrario, como una oportunidad para el intercambio cultural, sobre todo con los países de la Europa ampliada que nos sitúa de nuevo como un atractivo destino para un amplio número de potenciales nuevos turistas.

Con un turismo de nueva marca y la apertura a actividades de otra índole, Canarias tiene una excelente posición para situarse en la próxima década como una economía abierta y capaz de aprovechar las buenas oportunidades que la coyuntura europea y mundial ponen a su alcance. Me refiero a la internacionalización de nuestras empresas, objetivo sobre el que trabajamos con especial interés desde el Gobierno de Canarias, impulsando por un lado la unificación del mercado único y estableciendo los canales y mecanismos de comunicación e intercambio hacia grandes potencias como Brasil o China y, sobre todo, situando a Canarias como puente de primer orden entre Europa y África. Instrumentos como el de Vecindad o Gran Vecindad y la puesta en marcha en nuestra comunidad de una institución estatal como la Casa de África son algunas de las iniciativas que comienzan a hacer realidad este objetivo. La potencia de nuestros puertos y las ventajas fiscales con que contamos son otros elementos relevantes para atraer más y mejores inversores que contribuyan a abrir nuestra economía a actividades industriales más potentes y, sobre todo, al mundo de las nuevas tecnologías y sus múltiples aplicaciones. Somos, en este sentido, plataforma logística idónea para el desarrollo de grandes empresas hacia otros continentes en su búsqueda de nuevos mercados.

Bien es cierto que esta concepción expansiva de la economía canaria requiere una nueva mentalidad, que ya se va abriendo camino en nuestra sociedad como pone de manifiesto el hecho de que seamos la tercera región con mayor número de empresas creadas; es decir, con una fuerte capacidad de emprendeduría. También hemos avanzado en la superación de una visión de Canarias como una suma de mercados insulares, porque la fragmentación agrava nuestra situación de ultraperificidad, y supone costes adicionales para las empresas; de ahí que, para aprovechar las ventajas del mercado interior europeo y competir en condiciones de igualdad, necesitemos disponer de un amplio espacio único que suponga a las empresas abarcar un mercado potencial de dos millones de clientes, permitiéndoles reducir significativamente sus costes y mejorar su productividad.

Por último, no hay que olvidar que vivimos momentos históricos y difíciles en la construcción europea, cuyo devenir en uno u otro sentido va a afectar por supuesto al desarrollo de Canarias. Por un lado, la ampliación de la Unión a diez nuevos Estados miembros va a suponer una merma de los fondos europeos que corresponden a España, recorte ante el cual nuestra región está mejor situada que otras comunidades ante el reconocimiento expreso que hace la Constitución Europea a nuestra ultraperificidad. Por otro lado, estos años son clave para renovar algunos de los importantes instrumentos económicos y fiscales que la Unión Europea ha concedido a Canarias. Y todo ello en un escenario europeo incierto ante los procesos de ratificación de la nueva Constitución en diversos países, y en un escenario económico mundial sometido a cambios muy rápidos, tras converger circunstancias de tal trascendencia que hay unanimidad a la hora de considerar que se ha iniciado un nuevo ciclo histórico.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad