Tenerife, una isla que también persuade por su arquitectura

“En Tenerife se respira un ambiente arquitectónico de calidad que no se encuentra en otros sitios”. La frase de las tres arquitectas ganadoras del tercer premio del Concurso Internacional de Viviendas de Cataluña describe, posiblemente, la realidad de la arquitectura en una isla que no sólo persuade por sus idudables encantos naturales.

Las arquitectas Ana Salinas, Mariola Merino y Esther Ceballos ganaban hace algunos meses en Barcelona el tercer premio del Concurso Internacional de Viviendas de Cataluña organizado por la revista Quaderns d’Arquitectura i Urbanismo con el apoyo del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Estas jóvenes arquitectas, afincadas en Santa Cruz de Tenerife desde que terminaron sus estudios en la Universidad Politécnica de Madrid, decidieron trabajar en la Isla porque, según apunta Esther Ceballos: “Aquí se pueden hacer muchas cosas, además de que hay algo… En la Isla se respira un ambiente arquitectónico de calidad que no se encuentra en otros sitios”.

Esta apreciación describe, posiblemente, la realidad actual de la arquitectura en Tenerife, una pequeña isla atlántica que no sólo persuade por sus encantos naturales. Pero este escenario no es nuevo. Basta con retroceder hasta los años treinta para empaparnos con los cinco manifiestos de Eduardo Westerdahl sobre la arquitectura funcionalista o hasta los sesenta para descubrir un proyecto emblemático en el Camino Largo de La Laguna, obra de Rubéns Henríquez: cuatro viviendas unifamiliares exactamente iguales en forma, programa y posición. Cuatro maravillosas casas que, hoy en día, reciben la visita de estudiantes de Arquitectura de toda Europa para detenerse ante ellas y contemplarlas con serenidad…

No resulta difícil hablar en esta Isla de arquitectura y arquitectos (Luis Cabrera, el ya citado Rubéns Henríquez, Javier Díaz-Llanos, Vicente Saavedra, Juan Julio Fernández, José Ángel Domínguez, Francisco Artengo… No se ofenda nadie. Gracias a todos), y que los medios de comunicación transmitan a la sociedad multitud de temas de interés, como así ha sucedido (en esta ocasión por motivos envueltos en polémica) a raíz de la denuncia que la Demarcación de Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma del Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias (COAC) hacía contra la decisión de ciertas administraciones de contratar directamente a arquitectos foráneos para el desarrollo de proyectos singulares.

Una evidencia, sin duda, del desconocimiento que se tenía de la calidad de los trabajos de arquitectura de los profesionales locales. Además, en esta línea, la entidad colegial defendió la convocatoria de concursos, como vía de participación igualitaria y oportunidad básica para la elección de la propuesta más acertada. Por fortuna y en justicia la presión del COAC surgió efecto: concurso para la ordenación del parque de Las Mesas, concurso para la rehabilitación del entorno de las calles La Noria y Ni Fú – Ni Fá, concurso internacional para la recuperación de la antigua iglesia de San Agustín, proyecto de concurso para la playa de Valleseco… Se trata, está claro, de reconducir la situación por el camino enriquecedor del contraste de las ideas y la participación pública de los profesionales en igualdad de oportunidades.

Hace algún tiempo el Colegio de Arquitectos organizaba el ciclo de conferencias Otras Visiones con la participación de técnicos que estaban y están contribuyendo a que en cualquier parte de la geografía nacional nos encontremos con obras llenas de sentido y dinamismo (sin querer me acuerdo de las urbanizaciones modélicas de Maravilla, Frontera y Drago que Javier Díaz-Llanos y Vicente Saavedra proyectaron en Ten-Bel); con ideas que, incluso, reciben el reconocimiento del jurado. En Tenerife, la distinción a arquitectos ya es tónica habitual en el premio regional Manuel de Oráa y Arcocha, así como en otras convocatorias nacionales o internacionales.

¡Uff! Coincido con mis colegas: ¡En Tenerife hay algo!…

Distinciones recibidas

Entre las distinciones recibidas por los arquitectos o los estudios de arquitectura tinerfeños hay numerosos ejemplos. Estos son algunos:

  • AMP: Espacio Cultural El Tanque y once apartamentos en San Miguel, obras seleccionadas en 1998 y 2003 en los premios Iberfad; sede de la Presidencia del Gobierno, primer premio en el Nacional PAD 2000; Centro de Convenciones y Congresos Tenerife-Sur, obra seleccionada en 2003 en la VIII Bienal de Arquitectura de Venecia).
  • gpy arquitectos: Instituto de Enseñanza Secundaria Marina Cebrián, finalista en la 101 edición de los Premios FAD de Arquitectura e Interiorismo; Centro Cultural San Bernardo, premio ar+d Award 2003; Centro de Salud Arona-Vilaflor y vivienda en Acorán, medallas de plata en la Bienal Miami+Beach 2003; Centro de Salud Arona-Vilaflor, nominado al Premio Mies van der Rohe 2003.
  • Virgilio Gutiérrez: diseño del pabellón de España en la Conferencia Internacional de Edificios Sostenibles de Oslo de 2003.
  • Virgilio Gutiérrez y Blas Pérez Ojeda: vivienda unifamiliar para Ramón Barrera en Residencial Anaga, nominada para el premio Mies van der Rohe 2003.
  • N-3 Arquitectos: Estación Marítima de Jet-Foil, seleccionada en la II Bienal de Arquitectura Española; Plan Urban de Santa Cruz de Tenerife, premio de Actuaciones Urbanas en Cascos Históricos, concedido por la Unión Europea.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
COrreo-e
Share on print
Imprimir

Patrocinadores