Canarias se anima, por fin, a explotar la opción africana

En los últimos años, las autoridades canarias vienen poniendo en marcha acciones destinadas a incentivar el comercio del Archipiélago con el continente africano, una tarea nada fácil si se tiene en cuenta la situación económica de la mayoría de los países cercanos a las islas y nuestra escasa actividad industrial.

Hasta la fecha, las exportaciones canarias a África han estado monopolizadas casi exclusivamente -en torno al 88%, según se desprende de los datos ofrecidos por el portal de internet Africainfomarket para el tercer trimestre del pasado año- por productos derivados del refino del petróleo, lo cual deja un intervalo de sólo doce puntos para actividades relacionadas con otros sectores, sobre todo la distribución comercial, la alimentación, la construcción y la hostelería, aunque los expertos sostienen que éstas se hallan condenadas a ser débiles porque también débil es la estructura industrial canaria, y que, en todo caso, las islas deberían apostar más por la internacionalización de su principal recurso, los servicios.

También Africainfomarket refleja que las exportaciones alcanzaron para ese período la cifra de 53 millones de euros, con una evolución positiva del 103% con respecto al segundo trimestre de 2005 y del 61 % con respecto al mismo trimestre de 2004, en tanto que las importaciones canarias desde África se elevaron a unos 356 millones de euros, de las que el 91% corresponde a aceites crudos de petróleo, y el resto, a cementos hidráulicos, moluscos, pescados, madera, etcétera. La tasa de cobertura canaria con respecto a la zona africana quedó establecida para ese período en el 14,77%.

Actividades de servicios

Si de estos indicadores se restan aquellos relacionados con la actividad petrolífera, el panorama no invita, ciertamente, al entusiasmo, pero sí refleja una tendencia progresiva a tener en cuenta con esos incrementos apreciables el pasado año en cuanto al resto de productos generados en Canarias. Parece ser, además, que la experiencia de todos estos años ha llevado a los distintos agentes implicados a concluir que las acciones con África deben tender a ser más sectorializadas y acentuadas en actividades de servicios, en los cuales Canarias dispone de tecnología y know-how, como sucede con las energías renovables, el agua y el turismo.

Otro dato muy importante a tener en cuenta para valorar el panorama y la naturaleza de las acciones comerciales canarias respecto a África tiene que ver con las comunicaciones. Las mayoría de las líneas marítimas que unen Canarias con los países objetivo; es decir, con Marruecos, Mauritania, Senegal, Cabo Verde y Ghana, son de periodicidad semanal, cuando no quincenal, suficientes, pero mejorables, si se tiene en cuenta las quejas de los empresarios para la exportación de productos perecederos, así como por la frecuencia de las líneas y el coste de sus fletes; en tanto que las conexiones aéreas son frecuentes con Marruecos, con vuelos diarios; correctas con Mauritania y Senegal, e insuficientes con Cabo Verde.

En la actualidad, aproximadamente noventa empresas isleñas están instaladas ya en suelo africano, de las cuales cuarenta desarrollan su actividad en Marruecos, veinte en Cabo Verde, diez en Senegal y el resto entre Mauritania y Ghana, cifras que permanecen inalterables, salvo en Cabo Verde, donde se ha producido un incremento progresivo en los últimos años. Entre los países citados, son Marruecos, Cabo Verde, Mauritania y Senegal los que generan un mayor interés para el empresariado canario por diferentes motivos: Marruecos, por las relaciones históricas y su potencial económico; Mauritania, por su tradicional vínculo con Las Palmas; Senegal, por ser el país más estable del África negra cercana a Canarias y puerta a África occidental; y, por último, Cabo Verde, por las similitudes archipielágicas y de modelo de desarrollo.

Son muchas las empresas que prueban a penetrar en África, si bien la gran mayoría no consigue resultados a corto plazo y sólo permanecen aquellas que ya están bien establecidas en el Archipiélago y necesitan crecer en nuevos mercados; es decir, empresas asentadas, con gran experiencia, facturaciones elevadas y susceptibles de soportar sondeos de hasta tres y cuatro años sin conseguir una rentabilidad sostenida, lo que supone una inversión fuerte de tiempo y dinero que no está a la alcance de todos. En cuanto a las garantías de inversión, todos los países africanos tienen una legislación favorable para las operaciones comerciales de empresas extranjeras, aunque también se registran ciertos vacíos legales, que, en ocasiones, complican los trámites administrativos, y excesos burocráticos, que no influyen, sin embargo, en que la repatriación de capitales se produzca en la mayor parte de los casos sin mayores contratiempos. En todo este empeño exportador juega un papel fundamental el apoyo de instituciones tales como las cámaras de comercio y Proexca, que desarrollan un amplio programa de actividades englobadas en tres grandes áreas: información, formación y promoción.

Información, formación y promoción

Básicamente, la información se canaliza a través del portal citado anteriormente, Africainfomarket, mientras que la formación se basa en el desarrollo de seminarios. La promoción se centra en la organización de misiones y ferias comerciales. Además, estas acciones son completadas con programas integrales de acompañamiento al empresario durante dos años en su proceso de internacionalización, como es el caso del Plan de Iniciación a la Promoción Exterior (PIPE), fruto del acuerdo entre el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, las comunidades autónomas y las cámaras de comercio, para facilitar la promoción y comercialización exterior de las pymes; y del programa Jóvenes Expertos en Licitaciones Internacionales (Jelint), de apoyo a las empresas que quieran concursar en licitaciones internacionales en África. Asimismo, existen planes de apoyo adaptados a las empresas que deseen instalarse físicamente en esos mercados. A todo ello, hay que añadir el papel que juega la Dirección General de Relaciones con África del Gobierno de Canarias, que coordina todas las iniciativas del Archipiélago con África.

Como resumen, puede señalarse que el mejor balance de esta actividad es que haya 90 empresas canarias instaladas hasta la fecha, el incremento de la ayuda oficial al desarrollo y un importante acicate que viene a reforzar los lazos comerciales, sociales y culturales con el vecino continente, como es la ubicación de la Casa de África en Canarias, entidad llamada a dinamizar las relaciones futuras entre ambas regiones y que supone el reconocimiento explícito del liderazgo que el Archipiélago está llamado a jugar respecto a todas las acciones que el Estado español desarrolle en esa dirección.

En última instancia, es de esperar que Canarias sepa jugar esa baza de punta de lanza en las relaciones de nuestro país con África, con la conveniente reordenación de su oferta, extensible a las futuras políticas europeas, y en atención a conjugar en su territorio aspectos tan reivindicables como su propia condición ultraperiférica y de frontera última europea ante el continente vecino, su singularidad en el marco del ordenamiento político y económico de la UE y su vocación de plataforma de intercambio entre continentes.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad