Hipotecar un tercio de la vida y la mitad del sueldo por 86 m2

Disponer de una vivienda en propiedad es una de las aspiraciones que los canarios identifican con su calidad de vida. Y lo demuestra el que el ritmo medio de adquisición fuera en 2005 de 7.413 cada mes. Unas noventa mil operaciones se cerraron el año pasado en el Archipiélago, a pesar del tremendo esfuerzo económico que supone a los compradores, que hipotecan por término medio el 42,71% de sus nóminas durante más de 24 años, según datos extraídos de la memoria del Colegio de Registradores de España.

Las personas que en las Islas adquirieron una vivienda durante el pasado año destinan mensualmente a su hipoteca 547 euros de los 1.282 euros que declaran ingresar, lo que implica un esfuerzo inversor 2,35 puntos porcentuales superior a la media nacional y que sólo es superado por Baleares y Madrid, comunidad ésta donde la vivienda es más cara, pero donde los salarios son también los más elevados de España (622 euros mensuales más que los canarios). Con el objetivo de tener una vivienda propia, los residentes en las Islas solicitan a las entidades bancarias una media de 111.709 euros para disponer de 86 metros cuadrados de privacidad.

El coste del metro cuadrado de vivienda libre en las Islas se situó en 1.599 euros por metro cuadrado en el último trimestre de 2005, lo que arrastra un incremento interanual del 9,7%, que sitúa a Canarias en el quinto puesto en cuanto a la subida de las comunidades autónomas españolas. La situación, sin embargo, parece halagüeña, porque la nuestra es la segunda comunidad autónoma donde menos subió el precio de la vivienda en el tercer trimestre de 2005, un 0,25%; y lo que es más importante, lo hizo un 3,39% menos que los salarios, lo que indica que el acceso a este bien esencial es ahora un poco más fácil.

No ocurre lo mismo a nivel nacional, donde el precio de las casas ha ascendido un 16,16%, casi 13 puntos por encima de los ingresos, disminuyendo la capacidad de compra. Además, los compradores canarios pagaron el metro cuadrado de vivienda 361 euros más barato que la media nacional, por lo que afrontan su pago en un plazo un año inferior, con un tipo de interés del 3,13% -0,05% menos que el promedio- y con una cuota mensual cien euros por debajo que el resto de los españoles, que, no obstante ganan 293 euros más al mes.

Pese a que el precio de las casas a estrenar supera en 149 euros por metro cuadrado a las usadas, los isleños prefieren las de nueva construcción y, así, en contra de la tendencia nacional, el Archipiélago es una de las cuatro comunidades autónomas con mayor grado de renovación inmobiliaria, ya que el 52,33% de las viviendas vendidas entre junio y septiembre de 2005 fueron nuevas, frente al 43,46% de media nacional.

La asignatura pendiente

La posibilidad de optar a una vivienda subvencionada fue en 2005 bastante reducida, ya que dentro de una población cercana a los dos millones de habitantes, el Gobierno de Canarias reconoce haber entregado sólo 3.200 en distintos regímenes de protección, no necesariamente de compra-venta. Así, la ratio de viviendas protegidas apenas alcanzó el 2,21% de las ventas totales en Canarias en el tercer trimestre del año pasado, más de un punto por debajo de la media nacional. Y eso, en una Comundad Autónoma en las que unas 355.300 personas -el 18,7%- viven bajo el umbral de la pobreza, según datos del Instituto Canario de Estadística correspondiente a 2004.

Uno de los problemas que el Ejecutivo alega a la hora de justificar el escaso ritmo de construcción de casas para personas que no tienen recursos para acceder al mercado libre es la escasez de suelo urbanizable en unas islas, cuyo territorio protegido alcanza el 50%. Por ello, el Parlamento de Canarias ha aprobado recientemente una modificación de la Ley de Vivienda que permite recalificar el suelo rústico contiguo a la trama urbana urbanizable, siempre que al menos el 50% de la parcela se destine a la construcción de viviendas protegidas. Con el mismo objetivo de incentivar a las promotoras a llevar a cabo estas actuaciones de menor rentabilidad que el mercado libre, el Gobierno de Canarias ha instaurado una serie de subvenciones, que benefician con 6.000 euros a las empresas por cada vivienda protegida que construyan.

El futuro parece prometedor, en vista de que los nuevos planes de vivienda autonómico y estatal recientemente firmados dejarán en las Islas un total de 89.000 actuaciones en esta materia hasta 2008. El dinero para ello existe -584 millones de euros entre los planes autonómico y estatal- y la disponibilidad de suelo para llevarlo a cabo también queda, en la teoría, garantizada por la modificación legal transitoria aprobada el 26 de enero, que dará cobertura a esta necesidad hasta que todo el planeamiento municipal del Archipiélago esté adaptado a las normativas autonómicas, que estipulan que cada localidad tiene que reservar un 20% ó un 25% de su territorio a la construcción de viviendas protegidas.

Las cifras corroborarán o desmentirán si la legítima aspiración de los canarios a tener su techo propio se va haciendo más viable, cuando llegue el momento de hacer balance.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
COrreo-e
Share on print
Imprimir

Patrocinador