El municipalismo en Canarias necesita un respiro

En este artículo sobre el municipalismo en Canarias no es mi cometido hacer un resumen de todo lo acontecido en el año 2008, pero sí un esbozo sobre dos aspectos que han marcado la actividad municipal en este periodo: la crisis económica y el conflicto en torno a la financiación municipal; y los numerosos casos de transfuguismo que se han producido tras las elecciones autonómicas y locales del año 2007.

La creación del Fondo Estatal de Inversión Local por parte del Gobierno central, presentado por José Luis Rodríguez Zapatero el pasado otoño, puede significar un alivio para los ayuntamientos. Los alcaldes esperan que esta inyección económica suponga un respiro tanto para las haciendas municipales, con el fin de hacer frente a sus obligaciones, como para bajar la lista de parados en sus municipios. Ésta ha sido quizás la mejor noticia recibida en los últimos meses por unas corporaciones enfrentadas con el Gobierno de Canarias debido al acuerdo que alcanzó con los Cabildos Insulares y que les obliga a devolver parte del dinero que se les había asignado a cuenta de los ingresos del Régimen Económico y Fiscal (REF) de 2008.

Por ello, el año 2008 acaba con una

pelea entre el Gobierno de Canarias y la Administración más cercana al ciudadano: los ayuntamientos. Unas corporaciones que claman financiación externa, afirmando que no tienen suficientes ingresos y que no tienen medios para hacer frente ni al pago del personal. ¿Llevarán a efecto en el año 2009 su decisión de cuantificar el coste efectivo de las competencias que vienen asumiendo y prestando con sus recursos, y que en realidad corresponden al Gobierno de Canarias o se quedará esto en una simple amenaza?

En un momento como el que vivimos, con una crisis económica y financiera que afecta a todos los ayuntamientos canarios por igual, como consecuencia de la disminución de la actividad productiva y, por consiguiente, menor recaudación, sería de agradecer que las administraciones de diferentes estamentos se pusieran de acuerdo. En esta sociedad nuestra, dividida en ocasiones por intereses de determinados sectores, un acuerdo a gran escala vendría a significar un respiro no sólo para las instituciones, sino para los contribuyentes, hartos por otra parte de tanta crispación en variados contextos.

Uno de los mayores riesgos de la crisis económica, dicen los expertos, es la pérdida de confianza de los ciudadanos respecto al buen funcionamiento de las instituciones. En ese sentido, el espectáculo de los últimos meses que han protagonizado la Administración autonómica y la local –que no digo que cada una tenga sus razones– a causa de la financiación y la búsqueda desesperada de recursos, y el ambiente que ello ha generado, no ayuda en nada. Para el ciudadano preocupado por pagar el colegio de los chiquillos, la hipoteca de la casa, la compra de alimentos del mes, las facturas del agua, la luz, el teléfono, etcétera, escuchar que los ayuntamientos no tienen ni para pagar las nóminas de los trabajadores, en mi opinión provoca desánimo en el contribuyente.

Es de esperar que, de la misma manera que se buscó una rápida solución para darle un alivio a las arcas municipales, afectadas no sólo por la pérdida de ingresos procedentes del Régimen Económico y Fiscal (REF), sino también por la disminución en los tributos propios, las administraciones públicas aprendan la lección y se logre de una vez por todas una mejora de la financiación local. Sería deseable también una reorientación de la política municipal, en la que los ayuntamientos canarios se conviertan en verdad en impulsores y dinamizadores de su microeconomía y reduzcan la burocracia, la misma que hace que un emprendedor termine harto antes de abrir su pequeño negocio por el jaleo de papeleo y trámites administrativos que tiene que dar previamente.

Inestabilidad política

Y ahora pasemos al segundo asunto. El año 2008 ha sido un claro ejemplo de deslealtad y de las dificultades de las organizaciones políticas para que se cumpla a rajatabla la disciplina de partido, pues de los 13 casos declarados de transfuguismo este año por la Comisión de Seguimiento del Pacto Antitransfuguismo, tres corresponden a Canarias. Ha habido casos en San Sebastián de La Gomera, Valle Gran Rey y Firgas (Gran Canaria). Pero no olvidemos que, tal y como clarifica el Pacto Antitransfuguismo, los efectos del transfuguismo se extienden no sólo contra los concejales calificados como tales, sino también sobre aquellos que se beneficien de su conducta política.

Los beneficiarios de esa conducta política son los grupos de gobierno resultantes de un fenómeno que defrauda, y mucho, la confianza de los ciudadanos y ciudadanas. Por ello se debe distinguir entre lo que es un ayuntamiento y lo que es una corporación, porque no me parece justo achacar al primero estas operaciones interesadas, porque sus protagonistas son los equipos gobernantes, y nada más. Un Ayuntamiento es muchísimo más que esto, es toda una maquinaria con multitud de personas que trabajan para que no se pare el engranaje que posibilita un sinfín de servicios a las personas. No olvidemos que ésta es la administración más cercana al ciudadano, la más criticada quizás, pero seguro que también en la que más confía.

Por eso es obligado recordar que es un equipo de políticos, y no el Ayuntamiento, el que viola los deseos de los ciudadanos cuando promueve, negocia y lleva a cabo una moción de censura utilizando la figura del tránsfuga. En otro contexto no pueden quedar en el olvido otras mociones de censura que se han producido en Canarias en los últimos meses, pero esta vez utilizando instrumentos democráticos, como las ocurridas en Fuerteventura (La Oliva y Antigua) y Lanzarote (Yaiza). Aun así, el ciudadano desencantado se sigue preguntando cómo es posible y qué utilidad tiene su voto porque cerramos el año 2008 con un panorama municipal algo distinto a lo que dijeron las urnas en el ejercicio anterior. Y habrá más cambios, seguramente. Pues son muchos los que auguran más movimientos cuanto más cerca estén las elecciones de 2011. Ya veremos…

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad