Tenerife ‘salva’ a la lucha canaria

Tenerife se confirmó en 2008 como la capital luchística del Archipiélago. Esta referencia como deporte vernáculo se la ganó meced a su condición de isla con más clubes federados (21) y a que todos los equipos de la máxima categoría salieron con el sello de la Federación Tinerfeña. Así, de no ser por la implicación blanquiazul en la élite, a estas alturas estaríamos hablando de un borrón mayúsculo en la historia de este deporte.

Veinticinco conjuntos le dieron forma a las competiciones de Tenerife y, casi paralelamente, nueve de éstos colorearon la de Primera Categoría hasta evitar, de paso, que el cuadro federativo donde se recogen las porfías interinsulares registrase un vacío más que preocupante. La Isla lució sus mejores galas y la lucha canaria salió, nuevamente, ganadora del eterno desafío: mostrar sus mejores valores más allá del lugar asignado a intereses locales. Por lo tanto, en ese cometido de la divulgación, fomento y puesta en práctica de la lucha canaria por las Islas, con todas sus consecuencias, la enseña blanquiazul cumplió con creces. En casa y más allá del territorio doméstico. De ahí que se haya ganado, incluso sin proponérselo, la medalla al mérito al trabajo, contreando, por desvío, incluso a la crisis que no cesa y que por lo tanto también alcanza a esta seña de la identidad canaria.

Liga CajaCanarias. En la competición tinerfeña, la más observada y seguida por los aficionados de todas las islas, la propuesta deportiva de mayor reclamo y mejor presencia del público fue la comentadísima luchada entre el Rosario de Valle de Guerra y el Victoria en el terrero Mencey Tegueste, el 3 de febrero correspondiente a la Liga a la que la entidad financiera da trato paternal. Más de 5.000 aficionados, incluyendo al presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se dieron cita aquel domingo para presenciar el éxito de los victorieros, que, apuntalados por Romén Luis, Catire IV, pusieron la directa hacia el que fue su cuarto título de la liga tinerfeña de Primera Categoría.
Antes sólo lo habían hecho suyo con el gran Juan Barbuzano en las temporadas 1970-71, 71-72 y 72-73. El equipo norteño, imparable, hizo doblete con la conquista de la Copa Vultesa. Curiosamente, en la campaña interanual iniciada en 2008 y que aún no ha concluido, el Victoria ya inscribió su nombre como vencedor de la Liga CajaCanarias de Primera (su quinto entorchado, ahora con el puntal B Marcos Ledesma al frente), erigiéndose a finales de 2008 en el primero de los equipos que alcanza la condición de campeón insular de la categoría más alta. Por otro lado, tanto el San Isidro como el Llano del Moro destacaron asimismo al conseguir el doblete de Liga y Copa en las categorías de Tercera y Juvenil, respectivamente, quedando para el Tacuense/UP. San Matías el honor de campeón cadete.

Liga Regional. La competición regional, en las distintas categorías, deparó noticias tan agradables como inéditas. La asistencia de espectadores fue de nota alta y el reparto del protagonismo estelar propició la aparición de nuevas representaciones en el cuadro de honor. Así, de los seis campeones regionales, cinco fueron de nuevo cuño porque sólo Las Manchas, el mejor de Segunda Categoría, ya conocía las mieles del éxito por su triunfo en la temporada 2005-2006. El Llano del Moro fue uno de los que hicieron historia consiguiendo el título de Primera Categoría, haciéndolo coincidir además con el de juveniles en la misma campaña. Un estreno doble en la conquista de entorchados regionales que le permite colocarse en el grupo de los 45 equipos de Canarias que han ganado al menos un título.

Ahí también está ya el histórico Adargoma, que logró su primera copa de campeón desde la implantación de las competiciones oficiales de la Federación de Lucha Canaria (FLC) en 1985. Ese trofeo le llegó como el mejor de Tercera Categoría, cuyo estreno de la categoría fue en 1993 con el también grancanario Guanarteme como primer campeón. Y hay que incluir asimismo a los teldenses del Castro Morales, confirmado como el mejor equipo cadete, siendo el primer representante de la provincia de Las Palmas en conseguirlo desde su estreno en 1998. También estrenó título el Santa Rita femenino, titular de Lomo Los Frailes (Gran Canaria), que rompió la racha del único campeón hasta ese momento, el Unión Sur de Fuerteventura, después de que las majoreras no comparecieran a la competición tras un decenio de éxitos ininterrumpidos.

Hito palmero. La selección juvenil de La Palma no quiso perderse la fiesta de los títulos y entró en la historia del Pancho Camurria como la quinta en ganarlo. El combinado de la Isla Bonita inscribió por primera vez su nombre en el palmarés del prestigioso torneo derrotando (12-9) en la final a Gran Canaria. Y además, lo hizo en casa. Para lograr su primer título tuvo que esperar 24 ediciones, en las que necesitó para ello disputar 73 luchadas del torneo haciéndolo coincidir con su 32 victoria en el mismo y en el que fue su encuentro número 100 celebrado en todas las categorías base. Esta lectura deja a Lanzarote como la única selección que aún no ha ganado el Pancho Camurria, tras Tenerife, con 13 títulos, Gran Canaria (7), El Hierro (2), Fuerteventura (1) y La Palma (1).

Año de elecciones

En el año olímpico también hubo un hueco obligado para el movimiento electoral. El calendario citó en las urnas a los candidatos a todas las federaciones, aunque sólo hubo rivalidad por la poltrona en la Federación de Lucha Canaria (FLC) y las insulares de Gran Canaria y Tenerife, pues en las de La Palma (Juan José Felipe Jerónimo), Lanzarote (Leandro Morales Toribio), El Hierro (Juan Sanjuán Flores) y Fuerteventura (Rafael Rodríguez Umpiérrez) hubo candidato único. En los tres primeros casos se dio la continuidad de los titulares. Para la FLC fue elegido Germán Rodríguez Hernández, proclamado como el quinto presidente de ese ente federativo y único hasta ahora que ha competido contra más de un aspirante. Mientras, en Gran Canaria venció Norberto González Mencara, viejo inquilino de la sede amarilla; y en Tenerife, José Luis Martín Morales, que llega al cargo como el decimosexto presidente electo desde la aparición de Domingo Cruz Álvarez en 1943.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad