El año del viento huracanado y de los traseros al aire

El año 2005 comenzó con la famosa rima de Ramón García en la que decía por dónde te la hinco. Se inició, en el plano meteorológico, con algunos aires que fueron cobrando fuerza y que llegaron a ser huracanados por el mes de noviembre. Y fue movido en todos los ámbitos.

El año 2005 sirvió para hablar de Europa, para que la palabra estatuto se conjurara en todos los dialectos e incluso para romper pactos que parecía sólidos y bien amarrados. Fue el año cero de la unión de hecho entre Coalición Canaria y el PSC-PSOE y que algunos auguran como el preludio de lo que será. Lo que no está tan claro es quien será el preeminente, el que mande, en ese matrimonio que comenzó de conveniencia y que puede consolidarse después de la cita electoral del 2007.

Enero.- Comenzó con la estadística de que ya éramos más de dos millones los que pueden utilizar el gentilicio de canarios y mirando hacia el mar por si por aquí teníamos alguna réplica del tsunami indonesio. Hacia mediados de mes se produjo la primera ruptura política entre CC y el PIL y que tuvo como escenario Lanzarote. En el Puerto de la Cruz se rompe también la alianza del alcalde, Marcos Brito, con el PP de Eva Navarro. Uno de los concejales, Luis Gómez, abandonó las siglas de la gaviota para volar en solitario, pero eso sí, sin perder las perritas de su delegación municipal. Era el voto que necesitaban en CC para gobernar sin pacto. Y mientras, siguen llegando pateras. Y casi en el final del mes los socialistas de las islas no tienen con quien meterse y lo hacen con sus propios compañeros de Madrid a cuenta de los conceptos del contrato programa de transportes.

Febrero.- Este mes no nos dio tiempo a aburrirnos. Hubo referéndum sobre la Constitución Europea. Fue una consulta que se parecía mucho a lo del tercer orgasmo: ese que todo el mundo dice tener pero que nadie ha gozado. Aún así los resultados, con un 57,68 por ciento de abstención, fueron de 76,73 por ciento a favor y de 17,24 en contra en Canarias. Y tuvimos a un Jordi Sevilla, ministro de las Administraciones Públicas, hablando de que ciertos aspectos de la reforma del Estatuto de Canarias son inconstitucionales. Una moción de censura en Lanzarote, primeros problemas en la gobernabilidad en El Paso (La Palma) que algunos quisieron trasladar a La Laguna y a algunos otros municipios. Pero lo más grande del febrerillo loco fue el crack de CC en Gran Canaria con lío por la sede, por las gentes y por las siglas. Tal fue la cosa que durante semanas no se sabe cuántos diputados, concejales o consejeros de Cabildo se quedaban en la orilla por la que fueron elegidos. Es significativo un titular que deja el secretario regional de los socialistas canarios, Juan Carlos Alemán, en los periódicos en esos días cuando tacha a Adán Martín de “desastre” y a su Gobierno de “fiasco político”. El mismo equipo que, tras la ruptura con el PP, se aprestará a apoyar.

Marzo.- Sería el mes contra la triple paridad, esa que diseñaron en el pasado para que la suma de las islas menores contra las mayores fuera la misma que con las provincias o con las representaciones de las capitalinas. Es el mes que más llueve y por eso algunos aprenden a nadar y guardar la ropa. El PSOE se va de la ponencia de Estatuto porque no le admiten sus propuestas. Actúan casi igual que el dueño del Scatergorix. Pero mientras aquí se pelean, en Madrid les ofrecen a los nacionalistas un pacto de largo recorrido. Como los trenes. En el debate del Estado de la Nacionalidad cada uno va a lo suyo. Adán Martín reclama a los socialistas que medien ante Madrid. Alemán valora el discurso presidencial de “aburrido” y Soria reclama más ataques contra Zapatero. Pero en la calle la atención estaba centrada en el programa televisivo de Gran Hermano en el que participaba Brito Arceo, concejal de Patrimonio de Santa Cruz por el PP y que antes se había hecho famoso como un árbitro de fútbol. Llegó a la final y casi gana. La culpa fue de los humos que le tiró a una vaca que tenía que ordeñar. Como si lo de beneficiarse a alguien fuera intrínsecamente ligado a la condición de político. Pero en CC aún tienen que sufrir cómo un juez invalida las gestoras montadas en Lanzarote y Gran Canaria tras las salidas de sus críticos. Ese mes, Marcial Morales, de Coalición Canaria, ex consejero de Empleo, se convierte en alcalde de Puerto del Rosario.

Abril.- Se nos muere el Papa Juan Pablo II y aquellos que no saben qué es un conclave o que no han visto lo de las fumatas las aprenden en un santiamén. Es el mes de la aprobación de los matrimonios gays y de las convulsiones políticas en Las Palmas por el istmo y la Gran Marina. Un asunto que enmaraña la relación entre el Ayuntamiento de Las Palmas, la Autoridad Portuaria de aquella provincia, el Cabildo, los socialistas, el Gobierno Canario, el Central, la Unión Europea e incluso el Colegio de Arquitectos con algunos de sus profesionales. No se peleó más gente porque el guión no admitía más personajes. En medio, cambiaron al director general del Servicio Canario de Salud y no pasó nada.

Mayo.- Lo del istmo se trasladó al pacto y Soria pidió agua por señas a sus socios. Martín Menis, hombre prudente y condescendiente templó gaitas. Pero hacia el día 12, José Carlos Mauricio, consejero de Economía y Hacienda, hacía de zahorí y daba por hecha la ruptura del pacto. En Madrid, y como quien no quiere la cosa, el presidente Zapatero hacía un guiño a CC para salir de la crisis. Y así llegó el sábado 15, día en el que se firma el decreto de cese de los consejeros del PP en el Ejecutivo y se abre una crisis entre las dos fuerzas que han gobernado en los últimos diez años en Canarias. Todo culminará con una serie de nombramientos hechos a imagen y semejanza de Adán Martín. Hizo la crisis y la cerró él. Los demás en CC estaban ocupados en el Congreso Nacional de CC y en la colocación de peones. Los nombramientos de los sustitutos se hacen un sábado también, en horas de la tarde, con todo el séquito celebrando un cumpleaños de alguien del entorno presidencial. Entran tres nuevos en sustitución de las carteras que ostentaba el Partido Popular y, ya puestos, cesan a José Juan Herrera, en Turismo, donde compite con Pilar Parejo que como su propio apellido indica está con el presidente Martín; y cambian de departamento a José Miguel Ruano para que se haga cargo de la Policía Autonómica. El mes de las flores acaba con la celebración del congreso de CC, después incluso de ser aplazado por decisión judicial, y un reelegido Paulino Rivero como presidente de un partido que se debate entre las siete estrellas verdes y su papel en el contexto nacional presidiendo la Comisión del 11-M.

Junio.- Para Lanzarote supone la constatación de que en democracia cualquiera puede presidir una institución. En un mes, el Cabildo conejero es presidido por hasta cuatro representantes. El PSOE se compromete públicamente a apoyar a CC en el Parlamento y se demuestra que la política en menores es una suma de desastres sin criterio que lleva incluso a la pérdida de vidas. Y resurge el pleito insular con informaciones sobre desequilibrios, propiciándole al Gobierno una labor de relaciones públicas que no contenta a nadie.

Julio.- Los socialistas vuelven a la ponencia parlamentaria. Los empresarios de Gran Canaria se tiran al monte contra el Gobierno. Los rigores del verano se notan en actitudes de desprecios y desconsideraciones. Moción de censura en San Bartolomé de Tirajana e incluso se da una vuelta por Tenerife el expresidente Bill Clinton en unas jornadas en el que algunos no dudan en pagar con tal de estrecharle la mano.

Agosto.- Destaca la presencia de Zapatero en Lanzarote y la turné que le preparan sus compañeros por Gran Canaria, Tenerife y La Gomera.

Septiembre.- Fue un mes tan raro que hasta Juan Carlos Alemán dijo estar de acuerdo con José Carlos Mauricio. Se produjeron los relevos en las Diócesis. La Iglesia Nivariense se hizo canaria con la elección de un palmero, Bernardo Alvarez; y en la Canariese se cambió a Monseñor Echarren, de toda la vida, por Francisco Cases, que venía de Albacete. Hubo fuegos importantes, como todos los años y supimos de la OPA de Gas Natural por Endesa que aquí se llama Unelco.

Octubre.- El tema central fue la inmigración, con muchas declaraciones sobre el asunto. Tantas que algunas bocas dijeron verdaderas tonterías. Los partidos siguieron peleándose por la reforma del Estatuto. La nota triste fue la muerte, en circunstancias muy particulares, del parlamentario regional del PIL Juan Antonio Betancor, que contaba con 31 años de edad. Y se conoció por esos días la providencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que declara ilegal la expropiación sobre dos inmuebles realizada trece años antes para ampliar el Parlamento. El asunto, grave, no entraba sobre cómo o cuándo ejecutar la sentencia, pero dejaba claro que sus señorías estaban de okupas. Por otras causas políticas cesan el día 25 al presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Es el primer trofeo de la cacería del PSOE y en su lugar es nombrado Emilio Mayoral.

Noviembre.- Es el mes del Delta. Temporal de viento que aquí se convierte en sinónimo de corte de fluido eléctrico. En algunas zonas de Tenerife, la isla más afectada, estuvieron hasta quince días sin energía. El Gobierno escapó indemne. Antes, el Rey de España había celebrado en las islas los primeros 30 años de su acceso al trono. Hubo tiempo de todo, de darse un baño de multitudes, de visitar lugares no vistos y de conciertos en el Auditorio de Tenerife. Luego vino el viento y el desastre. No hubo víctimas, pero una tormenta tropical deja rastro. Se interesó por las consecuencias la vicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega, que comprobó lo precario que estamos en algunos servicios. Tuvo tiempo para incluso criticar al Gobierno, como está mandado, y para prometer cosas que aún hoy esperan. Hubo protestas, manifestaciones e incluso brotes de violencia.

Diciembre.- Se recuperó la normalidad. Tanto, que el día 7 detuvieron en el sur de Tenerife al general croata Ante Gotovina, que era uno de esos criminales de guerra que vivían con apariencia de magnate y que aquí lo pillaron y se lo entregaron a las autoridades europeas que le pedirían cuentas por sus fechorías. La lotería no dejó nada. Ni siquiera se hizo valer que en los lugares de grandes desastres naturales toca algo. El año acabó con mucha prisa en algunas corporaciones por pagar las ayudas y subvenciones por los daños ocasionados por el temporal. Con muchas personas comprando otra vez los langostinos que le habían estropeado los días sin luz y con mucha gente que pensaba que la rima que había expresado Ramón García en el comienzo de año casi se le podía aplicar a la eléctrica.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad