Un año de luces y sombras en una ciudad que está muy viva

La capital de la isla colombina estrenó 2005 con un temporal que se cebó especialmente en la zona industrial y originó graves daños en infraestructuras. Sin embargo, concluyó el ejercicio con el camino marcado hacia el futuro, una trayectoria que impulsa la aprobación de su Plan General y la inyección de millones de euros provenientes de la venta de suelo municipal o las inversiones que llegarán de los gobiernos estatal, regional e insular.

San Sebastián de La Gomera ha estado muy viva en 2005. Luces y sombras se han simultaneado en un municipio donde se han alternado obras emblemáticas -como la peatonalización de la calle del Medio, el comienzo de la construcción del nuevo Hospital o los trabajos de ampliación del Puerto capitalino- con la más larga huelga nunca conocida, que tuvo que ver con un conflicto en el Colegio Ruiz de Padrón. Destacaron, además, los problemas derivados de la falta de aparcamientos y del caos circulatorio o el incendio en el Complejo Medio Ambiental de El Revolcadero. Durante 2005, los nubarrones también se adueñaron del sueño de los vecinos al ver como se disipaba la ilusión de disponer en breve del Polideportivo Municipal y del Edificio de Usos Múltiples, al paralizarse los trabajos por la declaración de quiebra de la empresa constructora. Sin embargo, parte de sus anhelos parecen cumplirse con el anuncio de licitación de las obras del nuevo acceso al barrio de La Lomada, vía ampliamente demandada por los vecinos, que soportan atascos interminables al ser la única carretera que comunica una de las zonas más habitadas del municipio y en la que se acomete la construcción de dos grandes urbanizaciones.

El PGOU y los terrenos de Tecina

La aprobación del Plan General y la subasta de los terrenos de Tecina fueron algunos de los asuntos que levantaron ampollas entre administraciones. El Cabildo y el Ayuntamiento en el primer caso; y entre la Corporación local y oposición, en el segundo. Así, mientras el Ayuntamiento se quejaba de las trabas que el Cabildo ponía a la aprobación del PGOU, la primera institución insular aseguraba que el documento pudo desbloquearse y salir delante de forma definitiva gracias a su intermediación. Mientras, con la subasta de los terrenos de San Juanito, en Tecina (Playa de Santiago), el Ayuntamiento de San Sebastián se embolsaba más de nueve millones de euros, capital que, según la corporación local, se invertirá en infraestructuras básicas como las redes de saneamiento y de agua potable, la mejora de las calles del casco o la adquisición de suelo para el Plan Municipal de Viviendas. Sin embargo, la oposición de Coalición Canaria, que apostaba por la reparcelación del suelo, puso el grito en el cielo al considerar la venta como un mal negocio, dado que, en su opinión, no se defendía el interés del municipio, sino que se estaba favoreciendo un claro movimiento especulativo.

Las obras de peatonalización de la calle del Medio, la vía más importante del núcleo de San Sebastián y donde se concentra la mayor parte de los comercios del municipio, también suscitaron controversias entre los comerciantes de la zona, quienes se quejaban amargamente por el descenso de ventas en sus negocios. Eso sí, una vez concluida la primera fase de la actuación, vecinos y empresarios se felicitaron por el resultado obtenido. Además, los más de ocho mil habitantes de la capital gomera han visto en 2005 cómo se ha adjudicado la explotación del Auditorio insular, cómo se ha procedido a la reforma y acondicionamiento del Centro de Visitantes y cómo se ha establecido una nueva sede para la biblioteca municipal. Y las personas de más edad disponen ya del Carné del Mayor, documento por el que obtienen ventajas económicas en los servicios del Ayuntamiento.

A pesar de ello, las sombras aún planean por el cielo de San Sebastián: la conclusión del tanatorio no acaba de llegar; se espera con impaciencia la puesta en marcha del museo arqueológico y del archivo histórico insular; los contenedores soterrados llevan más de dos años sin funcionar, la limpieza de las calles deja mucho que desear y el Ayuntamiento solicita ayuda económica para remodelar las obsoletas infraestructuras educativas de la capital gomera. Pese a todo, la Villa de San Sebastián, fundada alrededor de 1440, vislumbra luces en el horizonte ante las inversiones anunciadas por el Cabildo Insular, que se ha comprometido a mejorar las redes de saneamiento y de agua potable y pluviales, así como a desarrollar actuaciones en carreteras, encauzamiento y saneamiento de barrancos o en el acondicionamiento de la depuradora municipal. También se proyecta la construcción de ocho depuradoras biológicas, se apuesta por convertir el acuartelamiento Cristóbal Colón en una central de compraventa de mercancías, se dispone de una importante cantidad económica para el acceso al nuevo Hospital Insular y se continua con el plan de las zonas comerciales abiertas.

En definitiva, San Sebastián de La Gomera mira al futuro con esperanza, con sus luces y sus sombras.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
COrreo-e
Share on print
Imprimir

Patrocinador