Desastre ecológico en el año que ‘nace’ un nuevo municipio

El Hierro despedirá 2007 con un sabor agridulce en la boca, con una sensación de alegría y tristeza. Y es que el pasado año ha sido el de los desastres ecológicos en una isla que, tal vez, mime su territorio más que ninguna otra, pues casi el 60 por ciento de su territorio está protegido por Ley.

Eso sí, más allá de los incendios y las lluvias, 2007 también será recordado como el año en que la isla pasó de dos a tres municipios en apenas unos meses. La vieja reivindicación del pueblo de El Pinar ha hecho historia en Canarias, con voces críticas, bien es cierto, pero que quedará para siempre grabado en el recuerdo de esta isla que ha visto cómo, con el paso de los años, ha ido mejorando el nivel de vida de los herreños. Han tenido que pasar casi cien años para que el viejo sueño de El Pinar se hiciera realidad, un anhelo que, finalmente, vio la luz el 15 de septiembre de 2007, coincidiendo con la celebración de la festividad de La Paz, que cada año se lleva a cabo en este pueblo del sur de El Hierro.

Ese día, El Pinar no pudo contener el llanto. Unas lágrimas de emoción que sonaban en casi toda la sala donde se celebró el acto de constitución del nuevo ayuntamiento. Era difícil describir el sentimiento del pueblo piñero. Aplaudían y reían al mismo tiempo que lloraban sin cesar, una emoción contenida durante años que afloró con una fuerza enorme. Ese día, los piñeros recordaron a los que ya no estaban, a los que se fueron con la esperanza de un futuro mejor para su pueblo. Y es que casi un siglo de sueños es mucho tiempo, aunque, como dijo ese día el propio presidente del Cabildo de El Hierro, Tomás Padrón, “los sueños se pueden hacer realidad”.

Durante el acto de constitución del nuevo ayuntamiento herreño, (al que acudieron el presidente del Gobierno, Paulino Rivero; el vicepresidente, José Manuel Soria; el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, así como numerosos diputados, senadores o ex presidentes), el presidente del Cabildo de El Hierro, Tomás Padrón, dijo durante su discurso, tras la constitución del Ayuntamiento de El Pinar, que el nuevo municipio “no debe entenderse como división, porque hoy no dividimos sino sumamos”.

“Hoy canalizamos y encauzamos el reflejo que la propia historia ha determinado; el caminar de dos pueblos por senderos administrativos distintos, pero unidos junto con Valverde por el cordón umbilical que representa la identidad de El Hierro”, añadió. Ese día, el presidente del Cabildo herreño, ensalzaba la condición de los piñeros como “trabajadores incansables, que han sabido subsistir sacando lo mejor de los recursos con los que la naturaleza, siempre sabia, ha dotado esta parte de El Hierro; trabajadores que han permanecido unidos conformando un pueblo que aún hoy ha logrado mantener su propia idiosincrasia y ha sido baluarte del apego y la defensa del herreño por su tierra y sus tradiciones, que hoy se ha convertido en realidad, a través de las instituciones públicas competentes, de acuerdo con las leyes y normativas vigentes”.

Unas palabras a las que se unió el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, quien dijo durante el acto de constitución que los ciudadanos de El Hierro y en especial los habitantes de Frontera y El Pinar “han dado ejemplo de convivencia democrática” en todo el proceso de segregación. “Ustedes han seguido todos los pasos establecidos. De abajo a arriba, del ciudadano a la institución. Han buscado el acuerdo, el consenso y el camino. Han escuchado a la gente y han seguido su mandato. Y desde esa unanimidad, desde esa voluntad común, han trabajado para construir en Canarias un nuevo municipio, una nueva patria, un nuevo hogar que suma y no resta”, dijo el presidente.

Trágicas inundaciones

En 2007 también se llevó a cabo la reforestación de los montes herreños, asolados por un voraz incendio en septiembre de 2006 y que arrasó más de 1.400 hectáreas de parajes. Y en ese trabajo se estaba cuando llegaron las peores inundaciones de la historia reciente de El Hierro. Y, precisamente, el pueblo que más sufrió la furia de la naturaleza fue El Pinar, el lugar que, meses después, al fin tendría su propio Ayuntamiento. Han sido meses agónicos, difíciles, pero, al mismo tiempo, también fueron días de vino y rosas. Y es que el Hierro comenzó 2007 de la peor manera posible. En enero de ese año, la isla registra fuertes lluvias que, rápidamente, comienzan a hacer mella en el frágil territorio herreño. La terrible riada se lleva casas, animales, destroza carreteras e incomunica pueblos enteros. La isla, en alerta, no sabe qué hacer ante semejante catástrofe.

La peor parte de estas lluvias se la llevó El Pinar, donde el agua provocó el desbordamiento de los barrancos de Las Casas y Barranco La Vieja y destrozó todo lo que encontró a su paso. Unas lluvias que azotaron la isla durante unos días y que, tras su paso por la isla, dejaron un panorama dantesco, desolador. Las primeras estimaciones del Cabildo de El Hierro cifraron los daños ocasionados en más de 22 millones de euros que, finalmente, se quedaron en 19,5 millones. Todo un desastre para una isla que presume, precisamente, de su territorio.

En el plano político, 2007 ha dado un giro radical en lo que al municipio de Frontera se refiere. Gobernado hasta entonces por un tripartito entre el PP, el PSOE y el PNC, las aspiraciones de repetir esta alianza se vieron truncadas con la llegada al poder de un joven David Cabrera de León (AHI-CC), quien conseguía barrer literalmente en las pasadas elecciones a sus oponentes y alzarse con mayoría absoluta para gobernar con aparente tranquilidad hasta 2011. Por su parte, el Cabildo herreño volvió a manos de Tomás Padrón (AHI-CC) y el Ayuntamiento de Valverde lo gobierna nuevamente Agustín Padrón, del PP, aunque sin mayoría absoluta.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad