Puertas al Mundo

Los puertos son nuestras puertas al mundo. A través de ellos se ha desarrollado siempre nuestra economía insular, necesitada del aprovisionamiento y de las exportaciones agrícolas para su actividad, pues no existe en la práctica otra posibilidad de conexión con otros mercados, tanto canarios como exteriores. También han sido las plataformas trasatlánticas de escala necesaria en la conexión entre el norte y el sur, el este y el oeste, de nuestro océano. El avituallamiento de esos buques ha sido una importante fuente de riqueza para Canarias.

Pero, si esta realidad permanece desde la colonización del Archipiélago, hace cinco siglos, parece que nuestra sociedad no siente la importancia de este hecho como antes, cuando la instalación portuaria, más modesta en dimensiones, era el lugar de encuentro, incluso de ocio, para el paisanaje. Hoy, la peligrosidad de la actividad industrial que se realiza en las dársenas y la legislación internacional que sobre seguridad estamos obligados a cumplir impiden aquel libre tránsito del que disfrutaba la vecindad.

No obstante, estas nuevas situaciones y exigencias no nos deben hacer perder la perspectiva de lo que es auténticamente importante: el crecimiento del tráfico portuario se traduce, casi mecánicamente, en ascenso del Producto Interior Bruto; o dicho de modo más sencillo, en riqueza económica y social. Y viceversa, si el puerto estornuda, nuestra actividad económica está convaleciente, como así ha sucedido desde el inicio del año 2008. La caída de las importaciones de graneles sólidos dio el primer aviso sobre la crisis en la construcción, y el descenso de la mercancía contenerizada avisó de una caída de la demanda interna y el consumo. La estadística portuaria, en fin, es de referencia para cuantificar la salud de nuestra economía.

Afortunadamente, la actual situación de crisis por lo pronto no se ha saldado con pérdidas para la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife ni el importante tráfico de cruceros ha descendido, con lo que supone de mantenimiento de los ingresos que generan estos cientos de miles de visitantes para nuestro sector servicios, sobre todo en las áreas de Santa Cruz, La Laguna y Puerto de la Cruz, además de La Palma y La Gomera, zonas en las que tienen mayor incidencia este tipo de turismo. Para comprender esta afirmación, baste saber que los ingresos estimados por el turismo de cruceros en la provincia tinerfeña en 2007 fueron cercanos a los tres millones de euros, de los que 2.240.000 euros se dedicaron a excursiones y algo más de 500.000 se gastaron en taxis. Para mantener e incluso hacer crecer esta actividad, tanto en el puerto de Santa Cruz de Tenerife como en los de Santa Cruz de La Palma y San Sebastián de La Gomera, estamos ejecutando importantes proyectos, como la nueva estación de crucero en la capital tinerfeña y la ampliación de las líneas de atraque en las otras dos instalaciones mencionadas.

Tampoco nuestro ente público ha perdido de vista su objetivo de recuperar los puertos de Tenerife al tráfico internacional de contenedores, constituyéndonos en escala de trasbordo. El retorno de esta actividad es de interés estratégico y contamos con importantes ventajas comparativas para que nuestra isla atraiga a estos operadores. La productividad de nuestros estibadores, la paz social y laboral entre todos los estamentos portuarios y los servicios de abastecimiento que ofrecemos son una garantía para estos clientes. Y ello debe repercutir en mantenernos como puerto de primera categoría internacional. Por eso, hemos desplegado una importante actividad negociadora en los últimos meses y esperamos que, sin demasiadas demoras, se terminen las actuales obras de ampliación del Dique del Este para dar cabida a estas terminales.

Pero no todo es economía en la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife. Con motivo del centenario de la antigua Junto de Obras del Puerto hemos patrocinado una importante muestra artística que, titulada Visiones del puerto. Santa Cruz de Tenerife y el mar, ha querido acercar a nuestra sociedad la creación más pura en un tema tan entrañable para los insulares, como lo es el mar y los puertos. También hemos querido homenajear a todos los presidentes portuarios durante estos cien años de existencia con la edición de un texto de semblanzas que pretende acercar sus personas y obras a toda nuestra sociedad. Y, finalmente, celebramos el XV Concierto de Navidad Puertos de Tenerife, una cita con la música sinfónica que se ha convertido en tradicional y que ahora queremos internacionalizar para aportar nuestro grano de arena a la promoción exterior de Tenerife.

En resumen, esta Autoridad Portuaria no se ha arredrado frente a la crisis, ha conseguido mantener los resultados de su actividad y ha seguido mirando hacia el futuro en su trabajo cotidiano. Y no ha dejado de devolver a la sociedad tinerfeña lo que cree que le debe, a través del patrocinio de manifestaciones culturales de primer orden que nos enriquecen tanto, al menos, como la actividad económica. Por eso, nuestros puertos, como afirmábamos al principio, son puertas al mundo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad