Condenados al exilio deportivo

El salto de calidad que dio el deporte canario en la última década sufrió en 2014 el mayor impacto de una estafa económica de escala mundial que nos venden bajo el disfraz de la crisis. Se mantuvo la relación de deportistas que llevaron el acento canario a podios internacionales, pero bajo otros colores, desde otros escenarios distintos a las islas que le vieron nacer en busca de un porvenir deportivo que les ofrezca condiciones para seguir potenciando su talento.

Son por ejemplo los casos de las jugadoras Leticia Romero y Leonor Rodríguez, que se colgaron la medalla de plata con España en el mundial de baloncesto. Dos productos de la inagotable cantera del CB Islas Canarias que dirigen Domingo Díaz y Begoña Santana y que tuvieron que emigrar a Estados Unidos y la Península para ganarse una plaza en el equipo que ha marcado historia en el baloncesto español.

Mientras, la tenista Carla Suárez sigue dibujando desde Barcelona una línea de progresión que le ha situado en el top ten del ranking mundial. Estrenó su palmarés en el circuito WTA en Portugal, el escenario que encumbró también a otra canaria hace 15 años, Magüi Serna. Carla igualó en 2014 sus marcas personales en Roland Garros y se consolidó, junto a Garbiñe Muguruza, como uno de los referentes en la competición de dobles del circuito.

También desde Barcelona, desde el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, la palmera Rosanna Simón dio un paso más hacia los Juegos de Río 2016 cuando conquistó la plata en el europeo de taekwondo. En este mismo centro, Thaïs Henríquez agrandó su leyenda con otra medalla de plata en el Campeonato de Europa de Berlín de natación sincronizada. Y en aguas catalanas también forjó Tara Pacheco su título europeo de la clase Nacar de vela junto a Iker Martínez.

¿Más emigrantes? Pues sí: Marta Mangué y Eli Chávez tuvieron que buscar en la liga francesa de balonmano los recursos que no encontraron aquí para dar continuidad a la impecable trayectoria de las guerreras españolas. Mangué volvió a ser la estrella del equipo que se proclamó subcampeón de Europa 2014.

Iballa Ruano y Michelle Alonso fueron la excepción en esta corriente migratoria. La primera sumó su título número 11 en el mundial de windsurf PWA, mientras que la nadadora del ADEMI Tenerife revalidó su título continental de natación paralímpica con un nuevo récord mundial de 100 metros braza (SB14) en el europeo de Eindhoven (Holanda). Las dos pertenecen a modalidades deportivas cuya práctica diaria se ajusta mejor a las excepcionales condiciones que ofrecen las islas.

La representación masculina recurrió a nombres conocidos para volver a destacar en escenarios alejados de las islas. El futbolista David Silva siguió rompiendo récords en la historia del Manchester City y Dani Sarmiento volvió a ser determinante en un nuevo título europeo del FC Barcelona en la Copa de Europa de balonmano, además de contribuir a la medalla de bronce de España en el europeo. Fue también el gran año de Sergio Rodríguez. El base tinerfeño del Real Madrid fue elegido MVP de la Liga europea de baloncesto.

Pero el caso de Vicente Hernández revela con mayor precisión el esfuerzo extra al que se ven sometidos los deportistas canarios. El triatleta tinerfeño fue medalla de bronce en el europeo de Austria. Recorrió el circuito gracias al apoyo familiar y de patrocinadores privados, cuando la mayoría de los aspirantes al podio se sostienen en estructuras profesionales. Ha dejado provisionalmente sus estudios y ha debido abandonar su tierra y su círculo personal más próximo para conservar intactas sus posibilidades de conseguir plaza olímpica para Río 2016. Como él, son muchos los deportistas isleños que se han visto obligados a emigrar para cumplir sus sueños deportivos. Son deportistas que mantienen su idilio con el más difícil todavía con los recursos justos, pero con una fe inquebrantable. Es la fe que ha curtido al isleño ante la adversidad a lo largo de la historia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad