Año de impulso a proyectos pendientes

2008 ha sido un año marcado por la voluntad de trabajar duro y discretamente, conscientes de que los hechos confirmarían que el cambio en la forma de gobernar este municipio era posible. 2008 ha sido el año de la transparencia de las decisiones administrativas, el respeto a las normas y los procedimientos y la profunda convicción de que nuestra tarea responde a una vocación de servicio público y de defensa del interés general. Han sido, en definitiva, doce meses complejos en los que, pese a las dificultades, hemos visto consolidarse proyectos vitales para nuestro futuro después de una década de bloqueos y retrasos.

Hemos visto como la situación económica se deterioraba a una velocidad sin precedentes, conformando una crisis que aún no ha tocado fondo y cuya primera consecuencia es una destrucción de empleo que en valores absolutos ofrece cifras históricas en Canarias. En este contexto, nuestra preocupación se orientó en la captura de recursos e instrumentos que fortalecieran nuestras condiciones para afrontar la caída del consumo y la incidencia de esta crisis global en nuestra industria turística.

Aquí se inscriben los dos proyectos claves que confirman sin dudas los resultados de la gestión del gobierno municipal; la creación del Consorcio de Rehabilitación Turística y la aprobación del Plan Quinquenal de Obras. Por ello, San Bartolomé de Tirajana afronta 2009 –un año en el que las previsiones de recuperación no son optimistas, en el que persistirán las restricciones del crédito, la consiguiente caída del consumo, las dificultades de las empresas en su adaptación a las nuevas condiciones del mercado y la destrucción del empleo– con los primeros signos de debilitamiento de la actividad turística, pero con una mayor capacidad inversora orientada a fortalecer nuestra competitividad como destino turístico.

A pesar de la previsible caída de ingresos en las corporaciones locales y la necesaria búsqueda de soluciones para la financiación de servicios públicos esenciales, estamos en condiciones de invertir los próximos cinco años unos 100 millones de euros. Esta inversión se ha conseguido gracias al trabajo que desde este Ayuntamiento se ha realizando en las diferentes instituciones, a las que hay que agradecer su sensibilidad y su implicación con este municipio. Por otra parte, el Consorcio nace con una aportación de 5.800.000 euros, y con previsiones de gestionar inversiones por valor de diez millones de euros. Su objetivo principal es liderar la rehabilitación de unos espacios que ya no cumplen la función para la que fueron creados hace casi cuatro décadas.

Este poderoso y ágil instrumento de gestión representa la implicación de cuatro instituciones en esta intervención integral de dos de los lugares emblemáticos del destino turístico europeo, San Agustín y Playa del Inglés. La Administración del Estado, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana liderarán juntos la recuperación del entorno y definirán estrategias que apoyen la iniciativa privada para que se sume a la recuperación de la planta alojativa.

Por otra parte, los acuerdos con la Dirección General de Costas, el Cabildo de Gran Canaria o la Consejería de Turismo, y la aportación con recursos propios del Ayuntamiento, nos permite el desarrollo inmediato de un plan de obras con un presupuesto total de 86.000.000 millones de euros. Estas inversiones están destinadas a cubrir tres ámbitos de actuación prioritarios: La mejora de la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas, la adopción de medidas medioambientales que protejan nuestro entorno y, por último, la recuperación de espacios turísticos que queden fuera de la zona de influencia del Consorcio de Rehabilitación Turística.

El compromiso de las instituciones implicadas garantiza que en una etapa de recesión económica, el principal municipio turístico del Estado seguirá recibiendo los recursos necesarios para la renovación y desarrollo de nuevas infraestructuras. Las sombrías previsiones para 2009 y el primer semestre del año 2010 nos obligan a adoptar medidas drásticas para garantizar que el presupuesto municipal destine el mayor volumen de recursos posibles a inversión real. Por ello, el grupo de Gobierno está realizando importantes esfuerzos para conseguir cuadrar los presupuestos para el próximo año, manteniendo las principales inversiones y reduciendo al máximo los gastos que no tengan una relación directa con la mejora de infraestructuras y la atención directa de los vecinos y vecinas.

En cualquier caso, en un balance de 2008 no podemos olvidar referirnos a una fecha, el 20 de agosto, que permanecerá para siempre en nuestra memoria y será recordada por la terrible pérdida de 13 de nuestros vecinos en el siniestro sufrido por el vuelo JK 5022 y que tiñó de luto a Gran Canaria. Todas las personas fallecidas dejaron el mismo dolor, aunque el drama que este incidente supuso en éste y otros municipios estuvo simbolizado para todos nosotros por la muerte del concejal Laudencio García, su mujer, su hijo y su hija.

No puedo terminar este rápido recorrido por las cuestiones relevantes del 2008 sin recordar que, otro de los hechos que van a marcar la agenda política de este municipio es la llegada de las primeras sentencias en contra de los intereses municipales por decisiones políticas del pasado reciente, de las que se deduce que habrá que pagar indemnizaciones millonarias. Así, tendremos que pagar entre todos actuaciones que se llevaron a cabo sin las debidas garantías por gestores incapaces de asumir hoy sus responsabilidades.

El año 2009 se presenta ante nosotros con tres grandes retos. El primero, superar un periodo de recesión económica con medidas que no impliquen un descenso de la inversión en el municipio ni la pérdida de la calidad de vida de los vecinos; el segundo, materializar los proyectos y propuestas elaboradas por el Consorcio de Rehabilitación Turística, desterrando una cultura de retrasos y bloqueos de inversiones esenciales; y, tercero, aprobar de forma definitiva el Plan General de San Bartolomé de Tirajana como un instrumento dinámico para nuestro desarrollo y que garantice la seguridad jurídica que permitirá nuevas inversiones cuando superemos unos momentos de dificultad económica que, estoy segura, pasarán como ha ocurrido antes, dando paso a un nuevo ciclo de crecimiento.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad