2012: un año de recortes y desesperanzas

En Cáritas comenzamos el año 2012 celebrando sesenta años sirviendo a la sociedad canaria en los más desamparados. Y lo hicimos con la esperanza de que mejoraran las situaciones por las que estaban pasando muchas familias mejoraran. Porque esa situación no se la habían buscado, sino que era sobrevenida a causa de la crisis que afecta a unos más que a otros.

En Cáritas pusimos en marcha la campaña a nivel regional No hay límites para soñar, cuyo objetivo era buscar colaboradores activos; o sea, personas que con pequeños gestos como ser voluntario, hacerse socio o realizar donaciones contribuyesen a mejorar el bienestar de esas familias que cada día acudían a las dependencias de Cáritas en nuestro Archipiélago. Y que merecían, cuando menos, que quienes pudiesen se ocuparan de ellas. Y esa campaña la llevamos a cabo a lo largo de todo el pasado 2012 con éxito, porque se incrementó el número de personas voluntarias; aumentó el número de socios y muchos de los anteriores revisaron sus cuotas al alza; hubo importantes donaciones de particulares, empresas o instituciones privadas. Todo ello nos permitió trabajar más y mejor con quienes acudieron a Cáritas en demanda de ayuda; ayuda no solamente la básica para subsistir, sino atender una petición que crecía día a día: “Búsquenme un empleo de lo que sea”.

Recién iniciada la campaña se nos pusieron los pelos como escarpias, cuando supimos la noticia (no por sernos desconocida) de que el 35% de los canarios estaba en riesgo de pobreza y exclusión social. Noticia que cayó como un mazazo sobre miles de familias sin recursos en nuestro Archipiélago. Y a uno, aun conociendo el dato, se le clava la noticia tan profundamente que tiene la sensación de haber recibido un impacto. Confirmando las malas previsiones que ya manejábamos, Cáritas presentaba el mes de febrero los datos Exclusión y Desarrollo Social en España, a modo de Análisis y Perspectivas 2012. Y leyendo el informe conocemos datos tan sobrecogedores como que “la distancia entre la renta correspondiente al 20% más rico de la población y al 20% más pobre pasó de un valor de 5,3 en 2007 a otro de 6,9 al término del año 2010”, considerándose ese incremento como el mayor en la Unión Europea de los 27.

Pero cuando seguimos leyendo confirmamos aquellos datos que hubiésemos querido que no fueran ciertos: “La tasa de desempleo de 2011 (23% de la población activa en el Estado y 30% en Canarias), es la más alta de los 27 estados de la UE”. En contraste con el año 2005, la tasa era de un 9,2% frente al 9% de la UE-27. Y para remate, nos confirma el informe que Canarias es la segunda Comunidad Autónoma del Estado con mayor pobreza y privación (31,1%). Siempre hemos apostado por el pleno empleo (aún en los mejores años de bonanza), por eso los cuatro corazones que conforman el logo de Cáritas laten al unísono con más fuerza que nunca para arriesgar fuertemente por el empleo. Contamos con un equipo de mujeres y hombres (agentes de Cáritas) con inmenso empeño y corazón para insertar en el mercado laboral al mayor número de las personas que nos lo demandan. Y nos llenó de satisfacción los datos de la memoria 2011 de empleo de Cáritas en el Estado, al conocer que “la acción de Cáritas por el empleo ante la crisis (2007-2011), arroja cifras como que un total de 401.880 personas participaron en los servicios de empleo de Cáritas, de las cuales 68.315 (17%) consiguieron su inserción laboral. Se invirtieron en dicho periodo un total de 135.577.174 euros”.

Desde el pasado año 2010, Cáritas ha recibido muchas llamadas de personas y familias demandando ayuda para comer, cubrir gastos básicos y para lograr un empleo. En más ocasiones de las que hubiésemos querido no pudimos atender esas necesidades básicas. ¿Por qué? pues porque carecemos de medios para atender sus demandas… Las colectas en las misas de los primeros domingos de mes y vísperas en algunos lugares no llegan. Por otro lado, y a la vista de la situación por la que atraviesan muchas familias, niñas y niños van al colegio sin desayunar e incluso sin haber cenado la noche anterior; solo hacen la comida del colegio. Entonces, durante el último año hemos dedicado nuestros esfuerzos y medios económicos a la atención de estas familias con hijos menores. Y no solamente hemos cubierto las necesidades primordiales, sino que hemos podido pagar libros, material, transporte e incluso el comedor para asistir al colegio… aunque no a todos.

Cuando hemos analizado y cuadrado los datos de las personas que han acudido a Cáritas en el año 2011, establecimos una comparativa desde el inicio de la crisis y constatamos que en el conjunto del Estado hemos pasado de 370.251 personas en 2007, a 1.015.276 en 2011; casi un 175% de incremento. En nuestra provincia de Santa Cruz de Tenerife, hemos pasado de unas 11.000 personas en 2007 a 25.500 en 2011 (pero nuestros datos se refieren a las personas que hemos dado alguna respuesta a su demanda; las que vinieron fueron muchas más). Y finalizando 2012, los cimientos de Cáritas Diocesana de Tenerife sufrieron un seísmo cuando conocimos que los fondos aportados por la Consejería de Cultura, Deportes, Política Social y Vivienda del Gobierno de Canarias se reducían en un 63% para el año 2013. Porcentaje que ascendía al 73% por los recortes acumulados desde 2010. Eso suponía que se veían afectados directamente proyectos específicos de Cáritas en Tenerife, hasta el punto de provocar el cierre o una reestructuración de tal envergadura que, en el caso de que puedan mantener su actividad durante 2013, nada se parecería a lo que hasta 2012 estaba funcionando. Cuando escribo, febrero de 2013, los proyectos afectados son:

Ben: casa de acogida para personas inmigrantes jóvenes, mayores de edad. Abierto desde 1998, con 18 plazas, anualmente se acompañaba a través de este recurso a unas 40 personas. Hoy está cerrado.

Chaxiraxi: centro de día materno infantil destinado a madres jóvenes, entre 14 y 30 años con menores de edad de hasta tres años y futuras madres en estado de gestación. Abierto en 1995, atendió durante 2012 a 26 mujeres y 23 menores de edad. Hoy está cerrado.

Piso Puente Atacaite: recurso de acogida para mujeres e hijos en situación de gran vulnerabilidad. Hoy está cerrado.

Atacaite: casa de acogida abierta en 1992, acogió en 2012 a 21 mujeres y 20 menores de edad y se desestimaron 25 solicitudes por falta de plazas.

Lázaro: centro de acogida para personas sin hogar enfermas de VIH/Sida (único en Canarias) con 12 plazas residenciales. Se atendieron en 2012 a un total de 69 personas, de las que veinte fueron acogidas y el resto desde el servicio de centro de día.

Tanto para Atacaite como para Lázaro, hoy se está considerando por parte de los estamentos públicos la opción de proveer a Cáritas de alguna partida económica que pueda dar continuidad a los mismos, pero sin parangón respecto de lo que han sido hasta el 31 de diciembre de 2012. Ello ha traído como consecuencia no solo el cierre de los proyectos especificados, sino suspender la relación laboral contractual de un número de personas trabajadoras de Cáritas, mayor del que nunca hubiésemos pensado. También hemos denunciado las condiciones de gran vulnerabilidad social en que se encuentran las personas afectadas por el cese de actividad de los recursos sociales, que eran proyectos únicos en su naturaleza y que, al quebrarse los procesos de inserción sostenidos hasta ahora por recursos públicos, se han quedado en situación de máxima desprotección social.

A pesar de todo, Cáritas sigue apostando por la justicia social y la solidaridad desde la esperanza con gestos y actuaciones concretas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
COrreo-e
Imprimir

Patrocinadores

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad